Terapia Neural

La Terapia Neural es una técnica de la medicina integrativa que se basa en la aplicación de micro dosis de un anestésico como la procaína en potencia y dosis muy bajas y con agujas muy finas sobre puntos en la piel que están conectados a los órganos internos. Se busca normalizar y reestablecer el funcionamiento correcto de los órganos al repolarizar el cuerpo mediante el estímulo aplicado.

La Terapia Neural tuvo sus inicios en las investigaciones de los médicos Ferdinand y Walter Huneke en Alemania en el año 1920.

Según sus investigaciones sobre los campos interferentes, establecieron que, la energía de un cuerpo sano fluye libremente mientras que las enfermedades, estrés, cirugías, tratamientos invasivos, malnutrición, dificultan el paso de la energía. La terapia neural busca reestablecer el flujo de energía al tratar la membrana celular.

El sistema nervioso vegetativo conecta los tejidos y los órganos entre sí y forma una red de información. Participa en los procesos mentales, emocionales y físicos de todo el cuerpo, por ello es la pieza clave en la integración del cuerpo en el aspecto físico, mental y emocional.

El sistema nervioso puede ser afectado con bloqueos o interrupciones debido a diferentes irritaciones a las que se expone a lo largo de la vida, tales como intervenciones quirúrgicas, infecciones, cicatrices, problemas dentales, fracturas, traumas psíquicos, entre otros. La transmisión de la información a través del sistema nervioso es entonces interrumpida, generando trastornos que pueden desencadenar diferentes enfermedades.

¿Cómo funciona la Terapia Neural?

Es una terapia bio-reguladora que se basa en el principio estímulo y reacción. Los pequeños estímulos aplicados mediante la Terapia Neural tienen el objetivo que el organismo reaccione y repare los procesos patológicos a los cuales se enfrenta. Las micro dosis de procaína aplicadas en puntos terapéuticos específicos no tienen efecto anestésico, pero si un efecto terapéutico sostenido en el tiempo.

La Terapia Neural también busca neutralizar las irritaciones de las redes nerviosas que alteran el sistema neurovegetativo, restaurando los potenciales eléctricos de la membrana celular. Y es que, al aplicar el anestésico, este influye en el SNV (sistema nervioso vegetativo) y los potenciales de la membrana celular se recuperan y las funciones normales se reestablecen.

<< Ver Más Terapias